blog
compartir para seguir creciendo
logo gen zero web comunicacion marketing digital
Copywriting y redacción web

REVOLUCIONA TU NEGOCIO CON COPYWRITING

La digitalización no llama a tu puerta, la aporrea. Si es que no está dentro ya.

Tener presencia en internet ha dejado de ser una opción para convertirse en una necesidad. Y, lo sé, es abrumador todo en lo que tienes que pensar antes de lanzarte al mundo online. 

Respira y ponte con ello paso a paso, sin perderte en la marabunta de tareas que puede llegar a suponer digitalizar un negocio. 

Un posible principio es definir tu tono de voz para el mundo online a través de los textos de tu web. Muchos de ellos deberían estar escritos utilizando técnicas de copywriting, otros de redacción.

En este artículo vas a descubrir qué es eso llamado copywriting y, además, entenderás la diferencia frente a la redacción de contenidos. 

Y es que estas disciplinas forman parte de la comunicación digital (aunque también puede ser física) de tu negocio y puede, a través de las palabras, definir parte de tu identidad de marca.  

Tras leer este post vas a entender algunos principios del copywriting y de la redacción web, sabrás en qué secciones implementar cada una, e incluso te irás con algunas nociones básicas de “copy”.  

¿Qué es el copywriting?

El copywriting o, lo que en castellano podría llamarse redacción publicitaria o persuasiva, es todo texto de tu negocio orientado a que el lector/ cliente/ suscriptor realice una acción concreta.

Hablo de textos online y también de textos offline. Porque el copywriting existe desde que el marketing es marketing. Y eso fue antes de la era digital.

Copywriting offline

¿A quién no le ha enamorado el texto de un buen packaging (envoltorio/ caja de toda la vida)?

Pues eso es copywriting (offline).

Para que visualices un buen ejemplo del copywriting offline vamos a hablar de esa enorme tienda de muebles sueca, la azul y amarilla. La de los nombres raros.

La tienes ¿verdad?

Eso es porque su identidad de marca está muy bien trabajada y ha calado en nuestras mentes. 

Bueno, eso y sus albóndigas.

Cuando vas a esa tienda y te acercas a coger un carro, no hay un simple icono para que “aparques”. Hay un cartel que te dice que necesitas tener las manos libres para tocar e inspirarte y te invita a coger el carro.

Eso es copywriting, y el objetivo es que cojas el dichoso carro.

Cuidar esos detalles, aunque pueda parecer secundario, sorprende y agrada a tu cliente, creando un vínculo que hará que te recuerde con más facilidad.

Eso significa que si tu cliente se siente cómodo en tu tienda ( en este caso física) y percibe, a través de los textos que pueda ir leyendo, que le entiendes, que tu marca es cercana y que no solo le quieres vender, lograrás que sienta confianza y que te elija a ti frente a la competencia.

Y como ya te he dicho antes, igual que recuerdas tú a los suecos, ese cliente te recordará y probablemente hable bien de ti en sus círculos sociales.

Y eso, siempre es bueno. No hay campaña publicitaria más potente que la que viene de boca de alguien de confianza.

¿Y qué hay del copywriting online?

El copywriting online ha conseguido que esta, nuestra profesión, sea más conocida fuera de agencias de publicidad y entornos marketinianos.

Como te decía al principio, cada vez son más los negocios que necesitan una web y las marcas que buscan tener una presencia sólida y coherente en internet.

Esto responde a la necesidad real que tienen los clientes de consumir sin desplazarse al punto de venta. Así que, poca broma.

Es vital diferenciarse de la competencia y hablar de tú a tú con tu audiencia. Ha llegado la hora de que pongas a tu cliente ideal, sus necesidades y deseos, en el centro de tu estrategia de comunicación.

No encontrarás copywriting en todas las secciones de una web, más adelante te lo explico, pero lo podrás encontrar en las secciones más típicas que casi todas las webs tienen.

Por ejemplo, en los textos de las fichas de productos de tu e-commerce (que deben facilitar la compra), en el texto de tu squeeze page (que busca obtener datos de tus clientes), en los propios correos o newsletters que envíes (fidelizan, informan sobre tus productos y te acercan al cliente...), y por supuesto en las páginas de venta.

Es una parte muy importante de la identidad verbal de tu marca, de tu comunicación digital y, en consecuencia, de tu forma de existir en internet. Todo esto, determinará qué tipo de cliente puede sentir interés por ti y cuál pasará de largo.


Diferénciate de la competencia gracias al copywriting


Por eso es fundamental que esté alineado con tu forma de expresarte, con el sector de tu negocio, con tu público objetivo y sus necesidades y, siempre, con un ojo puesto en lo que hace la competencia (de la que tanto podemos aprender).

Me explico.

Imagínate, que tienes un negocio del sector salud (pongamos que eres dentista) y que ofreces un servicio de ortodoncia para que las personas mejoren su salud bucodental y estética. ¿Pondrías un anuncio que diga lo siguiente?:

“Ortodoncias Bermejo, para que dejes de parecer un conejo”

Pues no. O no deberías. Porque tu cliente ideal huirá de ti por insensible, por parecer poco profesional y por mal gusto. Eso sí, el meme lo tienes asegurado.

Pero mira este otro ejemplo:

“El valor de una sonrisa. Ortodoncias Bermejo”

Aunque es cierto que este estilo ya está muy trillado, funcionará mejor que el anterior. Quien haya necesitado ortodoncia sabe cuánto vale poder sonreír sin ocultarse o avergonzarse, doy fe. Y apelar a esa emoción, con tacto y discreción, es clave.

Además de esto, todo texto posterior debería estar escrito utilizando técnicas de copywriting

Por ejemplo: evitando tecnicismos innecesarios, atendiendo el problema y despejando las dudas de tu audiencia y de tú a tú, entre otras. Siempre con una estructura clara y fluida haciendo que la lectura no sea soporífera y potencialmente aburrida.

A la hora de adquirir algo, ya sea producto o servicio, quieres tener claro qué mejoras va a traer a tu vida. 

El material del que está hecha la ortodoncia, seguramente sea secundario. 

Sin embargo, la emoción que sientas al lucir sonrisa (incluso solo con imaginarlo) será muy potente y una de las razones por las que accedas a sufrir unos cuantos meses la ortodoncia. 

Emociones, de eso va la historia.

¿Qué textos son copywriting y qué textos no?

Como te decía antes, todo texto no es copywriting. 

Te pongo una web como ejemplo. Vamos a pasar del papel de propietario del negocio, al papel de cliente para que lo veas desde las distintas perspectivas.

Copywriting desde el punto de vista del propietario del negocio (h3)

Si en tu web dispones de una página de ventas en la que ofreces un servicio estará, o debería estar, escrito utilizando técnicas de copywriting. El objetivo principal de esta página es que el cliente contrate o compre, despeje sus dudas y elimine la incertidumbre ante la compra. En fin, que haga o sienta algo.

Sin embargo, los textos de tu blog (y sí, deberías tener un blog) no deberían, porque el objetivo principal es otro.

Que lío ¿no?

Si lo piensas es sencillo y para explicártelo mejor vamos a cambiar de perspectiva.

La perspectiva del cliente

Vamos a hablar del blog.

¿A qué acudes a un blog? ¿A comprar? ¿A suscribirte a una newsletter? 

Normalmente no.

Acudes a inspirarte, a entretenerte, a informarte, a comparar, a aprender…

Imagina que llegas a un blog en busca de una receta de pollo al limón. Además de la receta (que aparece al final en unas pocas líneas y casi ni la ves), en este post imaginario tienes que leer varios párrafos sobre el horno en el que se ha cocinado el pollo.

Te meten con calzador los testimonios de quienes han cocinado en ese horno y un montón de datos que para ti no son útiles. No es la información que buscabas, ni siquiera es lo que esperabas encontrar y, encima, la receta que necesitas es escueta y está ahí de casualidad.

Para más inri, como ya imaginarás, huele a que te quieren vender el horno a kilómetros. Así que te vas para no volver.

Ese blog no cumpliría con ninguna de sus funciones principales

Porque no da información útil, no consigue que el lector sienta interés por la marca y se quede más tiempo en la web y, además, se hundirá en los resultados de google. 

Lo ideal sería que, leyendo el blog, obtengas respuesta a tus preguntas, la información sea valiosa e incluso llegue a inspirarte para hacer un postre y te quedes más tiempo en la página.

Si después compras un producto o servicio en la web, será consecuencia indirecta de cómo haya respondido ese blog a tus necesidades. Pero no de que te lo hayan intentado vender a través de sus post.

Así que, ya sea la respuesta a tus preguntas, un rato de entretenimiento, una receta de cocina, o inspiración para decorar tu casa, lo importante es que el contenido sea útil y, entre otras cosas y de forma secundaria, que quieras compartirlo en tus redes.

Entonces sí, es casi seguro que vas a conectar con la marca, que después probablemente te suscribas a la newsletter, la sigas por instagram o, incluso, que vayas a su marketplace o página de ventas y compres algo.

Pero en principio, en el blog no se vende.

En resumen

Aplica el copywriting en las secciones que corresponda. Y no solo lo utilices para vender tus productos o servicios.

Haz uso de las palabras para fidelizar a tus clientes y ser memorable. Para no ser una marca cualquiera.

Recuerda que tu negocio y tu marca son únicos, y tienes que representarlos con el tono de voz que merecen y que te representa como profesional.

No descuides tus textos, y si no puedes hacerte cargo de ellos no los dejes en manos del primer “cuñado” que se cruce en tu camino. Eso puede acabar en desastre. 

Si hay alguien que puede hacer este trabajo por ti es un profesional del copywriting. Porque no solo sabe escribir, también identifica tu tono de voz, define a tu cliente ideal, vigila a tu competencia ojo avizor… como parte de tu estrategia de comunicación y escribiendo con sus manos como si fueran las tuyas.  



Máquina de escribir copywriting


Y esto no es todo amigos...

Después de estas pinceladas que espero que te hayan acercado al mundo del copywriting, y que quizá te hagan analizar tu web o tu forma de comunicarte desde otra perspectiva, me despido.

Así que para terminar, y al revés que todo el mundo (porque eso me define y porque entiendo que si has llegado hasta aquí igual te puede interesar), me presento:

Soy Naiara Franco, copywriter y gestora de contenidos. En formación constante y, si la pandemia lo permite, itinerante. 

Mi web está en deconstrucción masiva, pero puedes encontrarme en Instagram @naiara.copywriter y LinkedIn. Anímate a consultarme cualquier duda, que para eso estamos.





Naiara Franco
March 1, 2021